Qué son los vicios ocultos

Qué hacer si tu coche tiene vicios ocultos
Un coche de segunda mano tiene una garantía de un año, es decir, la mitad que uno nuevo. Pero uno de los puntos que más problemas suele dar son los vicios ocultos.

Lo primero que hay que tener en cuenta es qué son los vicios ocultos. Se trata de defectos que puede tener un bien, en este caso, el vehículo. Si bien no se aprecian a simple vista, ya están en el coche en el momento de la compra.

En el caso de un vehículo, pueden deberse a un mantenimiento defectuoso. De ese modo, algunos elementos se habrían visto afectados, pudiendo surgir problemas en el funcionamiento en el futuro.

La garantía por vicios ocultos

No se puede reclamar lo mismo si el vehículo nos lo ha vendido un particular que si lo ha hecho una empresa. Con esto nos referimos a quienes se dedican a la compraventa de vehículos de ocasión, ya sea en un establecimiento físico o mediante anuncios en Internet.

Es importante hacer esta distinción puesto que si la venta ha sido entre particulares, se aplicaría el Código Civil. Si, en cambio, ha sido una empresa, se aplicará la normativa de consumidores y usuarios.

En cualquier caso, será el vendedor el que tendrá que hacerse cargo de reparar esos defectos ocultos, siempre y cuando afecten directamente al rendimiento.

Los plazos de reclamación

Cuando se trata de coches usados, entre particulares tanto la reclamación de la reparación como la de la devolución del importe tendrá que ser en un plazo de 6 meses desde la compra. En el caso de comerciantes, el plazo para las reclamaciones es de 2 años desde la entrega de las llaves.

Eso sí, es fundamental hacer una matización: estos fallos no podían ser conocidos por el comprador.

En el momento en el que se detecten esos vicios ocultos, habrá que hacer una reclamación por daños y perjuicios. Y es que será necesaria la garantía para solucionar aquellos defectos que tuviese el vehículo en el momento de la venta, y no los derivados del uso del coche.

Cómo probar la existencia de vicios ocultos

Cuando se hace una reclamación de estas características, habrá que demostrar que los defectos estaban en el vehículo antes de la compra. Para ello, será necesario:

– Un informe que certifique la existencia de esas averías. Tendrá que hacer un taller o un perito.

– La factura que acredite el pago de la reparación de esos defectos del vehículo.

En estos casos, es recomendable contar con el asesoramiento de un abogado experto. Solo así conseguiremos los óptimos resultados.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Que no te timen en las rebajas

¿Puedo devolver un colchón comprado online?

¿Cómo evitar que nos estafen en las compras online?