Las vacaciones son para descansar

¿Pierdo vacaciones si estoy de baja?

Hasta hace algunos años, cuando una baja médica coincidía con el periodo de vacaciones, éstas se perdían. No obstante, la ley al respecto ha cambiado, y se ha reflejado en el Estatuto de los Trabajadores.

En el artículo 38 del Estatuto dice textualmente:

«Cuando el período de vacaciones fijado en el calendario de vacaciones de la empresa al que se refiere el párrafo anterior coincida en el tiempo con una incapacidad temporal derivada del embarazo, el parto o la lactancia natural o con el período de suspensión del contrato de trabajo previsto en el artículo 48.4 y 48.bis de esta Ley, se tendrá derecho a disfrutar las vacaciones en fecha distinta a la de la incapacidad temporal o a la del disfrute del permiso que por aplicación de dicho precepto le correspondiera, al finalizar el período de suspensión, aunque haya terminado el año natural a que correspondan.

En el supuesto de que el período de vacaciones coincida con una incapacidad temporal por contingencias distintas a las señaladas en el párrafo anterior que imposibilite al trabajador disfrutarlas, total o parcialmente, durante el año natural a que corresponden, el trabajador podrá hacerlo una vez finalice su incapacidad y siempre que no hayan transcurrido más de dieciocho meses a partir del final del año en que se hayan originado.»

Por tanto, si las vacaciones coinciden con el periodo de baja médica, el trabajador tendrá derecho a recuperar los días de descanso. De ese modo, al finalizar la baja, podrá disfrutar de las vacaciones.

Esta situación es así independientemente de que la baja empezase antes o después de las vacaciones. El único límite viene fijado para recuperar esos días de descanso: 18 meses desde que acaase el año al que corresponden las vacaciones.

El caso de bajas muy largas

Ocasionalmente, hay bajas muy largas. Nos referimos, en concreto, a las que duran casi todo un año.

En esos casos, a la vista de que no se han podido disfrutar por estar de baja, las vacaciones se acumularán. De ese modo, una vez se reincorpore el trabajador a su puesto, contará con un plazo de 18 meses para disfrutar las vacaciones del año de baja, además de las del año en curso.

Si en lugar de un año la baja fuese de 6 meses, la situación sería exactamente la misma. Y es que, como decíamos, por estar de baja no se pierden días de vacaciones. Es decir, se siguen generando derecho a días de vacaciones, aunque se esté de baja médica. Generalmente se genera derecho a 2,5 días de vacaciones por cada mes trabajado. En el caso de estar de baja, exactamente igual. Por lo que un trabajador que está de baja 6 meses genera las mismas vacaciones que un trabajador que está trabajando 6 meses.

Irse de viaje estando de baja

Una situación distinta es la de, estando de viaje, querer hacer un viaje. En esa situación, cada caso es un mundo. Y es que, dado que el trabajador debe hacer todo lo que esté en su mano para recuperarse cuanto antes, será un profesional quien debe valorar si le vendrá bien o no.

En cualquier caso es necesario permiso del médico de cabecera o de la Mutua, dependiendo de quién esté haciendo el seguimiento de la baja. Así, será el médico quien valore si es compatible con la recuperación o no. Además, como si quisieran citar al paciente para una revisión estaría obligado a presentarse, siempre tendrá que contar con el permiso médico.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Si me dan la baja durante el embarazo, ¿cobro todo mi sueldo?

El despido disciplinario

Excedencia voluntaria. ¿Qué derechos tengo?