Cantidad destinada al consumo propio

Drogas: qué se entiende por consumo propio

La posesión de drogas por sí sola no es un delito. Y es que éstas pueden estar destinadas a consumo propio. No obstante, para englobarlo en este supuesto deberá tratarse de una cantidad determinada de sustancia, y demostrarse una serie de factores.

El Código Penal no deja lugar a dudas en cuanto a los delitos contra la salud pública. Por eso, queda claramente establecido qué medidas legales se deben tomar en cuanto a sustancias dañinas, denominadas drogas tóxicas, estupefacientes y sustancias psicotrópicas.

Pero ante la incautación de drogas, hay una situación en la que no sería delito: que estuviesen destinadas al consumo propio.

Cuándo se considera consumo propio

Si bien llevar encima drogas tóxicas destinadas al tráfico, es decir, a hacer negocio con ellas, es un delito tipificado en el Código Penal, no pasa lo mismo con el consumo propio. Pero no siempre se puede utilizar ese argumento, sino que tienen que darse unas circunstancias para que sea válido.

Así, el Instituto Nacional de Toxicología elaboró una tabla en la que indicaba las dosis medias de consumo diario de distintas sustancias. Para calcular cuánto puede llevar una persona encima para consumo propio, estimaron que sería la cantidad media diaria para 5 días.

Por tanto, estas son las cantidades de algunas drogas:

Drogas: qué se entiende por consumo propio

No obstante, estas cifras son de “producto puro”. Así, de cada cantidad incautada se determinará el grado de pureza, siendo la sustancia tóxica la que se pesará.

Cómo saber si está destinada a consumo propio

Pero no bastará con que la cantidad incautada esté dentro de lo considerado consumo propio. Es que, además, habrá que acreditar que así es.

Para ello, se podrá realizar una capiloscopia, es decir, un análisis del pelo. Y es que en el pelo se mantiene la presencia de las drogas durante más tiempo, con lo que se podrá demostrar que es consumidor habitual.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

Las amenazas a la Corona son terrorismo

En qué se diferencian las injurias y las calumnias

La entrega vigilada  y el delito provocado