Las desventajas de trabajar en negro

Por qué trabajar en negro no es una opción

Muchos ciudadanos, en algún momento de su vida laboral, optan por trabajar en negro. Cuanto peor es la situación económica general, más común es. Pero ¿es rentable?

Todas aquellas personas que hayan tenido que ponerse a trabajar en negro carecen, entre otras cosas de contrato de trabajo. Igualmente, tampoco cuentan con alta en la Seguridad Social ni el respaldo que eso supone.

Cuando alguien empieza a trabajar en negro, puede hacerlo movido por muchos motivos. En ocasiones, los empresarios no dan otra opción, por lo que el trabajador agarra el puesto como un clavo ardiendo.

No obstante, en ocasiones son ellos mismos quienes lo provocan, ya que podrían seguir, por ejemplo, cobrando el paro. Igualmente, también sería una forma de ingresar más mes a mes, dado que no hay retenciones ni tampoco se paga la Seguridad Social.

Las consecuencias de trabajar en negro para el trabajador

Si bien, a corto plazo, pueda parecer que trabajar en negro es una buena opción, los puntos en contra son múltiples:

– No generas paro. Y es que ni se genera el derecho a la prestación por desempleo, ni tampoco para otras futuras prestaciones como, por ejemplo, la de la jubilación.

– Sin indemnización. Si el trabajador es despedido, además de no tener derecho a cobrar el paro, tampoco tendría derecho a indemnización por despido. En todo caso, tendría que empezar un pleito para reclamar la cantidad de la indemnización, demostrando la relación laboral.

– En caso de que el empleador dejase de pagar el salario, el empleado tendría complicado reclamar el pago.

– La jubilación se podría reducir de forma importante en caso de que el trabajador haya estado sin dar de alta en la Seguridad Social durante largos periodos.

– Ante un accidente laboral, el empleado no tendría derecho a una indemnización. Tampoco tendría, en principio, derecho a baja.

La multa

Además de todos los inconvenientes aparejados a trabajar en negro, si el trabajador es sorprendido será multado. De ese modo, si estuviese cobrando la prestación por desempleo, la tendría que devolver. Igualmente, se le podrían quitar las prestaciones futuras hasta 6 meses.

A eso se le tendría que sumar la multa.

Puede considerarse un fraude a la Seguridad Social, recogido en el Código Penal. “Quien obtenga, para sí o para otro, el disfrute de prestaciones del Sistema de la Seguridad Social, la prolongación indebida del mismo, o facilite a otros su obtención, por medio del error provocado mediante la simulación o tergiversación de hechos, o la ocultación consciente de hechos de los que tenía el deber de informar, causando con ello un perjuicio a la Administración Pública, será castigado con la pena de seis meses a tres años de prisión”.

Si esta información te ha resultado útil, puedes seguir navegando por los siguientes enlaces:

Los riders de Deliveroo son falsos autónomos

Si me dan la baja durante el embarazo, ¿cobro todo mi sueldo?

Las autónomas podrán bonificarse por maternidad aunque no se den de baja