La vivienda habitual deja de serlo si se alquila por períodos cortos

La vivienda habitual no se puede alquilar

Para que una casa se considere vivienda habitual debe cumplir una serie de requisitos. Y uno de ellos es que no se alquile a terceros, ni siquiera en períodos cortos.

La Dirección General de Tributos (DGT) considera que la vivienda habitual pierde tal carácter si se alquila por períodos cortos. Incluso aunque estos fueran durante sólo uno o dos meses al año, el contribuyente ya estaría trasladando su residencia a otra vivienda de su propiedad.

Qué es la vivienda habitual

La DGT recuerda que el concepto de vivienda habitual, a efectos de la aplicación de beneficios fiscales, se recoge en la Ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Física y en el reglamento que la desarrolla. Se trata del siguiente:

La edificación que constituya la residencia del contribuyente durante un plazo continuado de, al menos, tres años.  Aunque no haya transcurrido este plazo, también se considera vivienda habitual cuando se produzca el fallecimiento del contribuyente o circunstancias que exijan el cambio de domicilio (matrimonio, separación, traslado laboral, etc.).

Para que la vivienda constituya la residencia habitual debe ser habitada de manera efectiva y con carácter permanente por el propio contribuyente en un plazo de doce meses, contados a partir de la fecha de adquisición o terminación de las obras.

No se podrá aplicar la deducción

Las ausencias temporales no influyen en la residencia continuada pero la vivienda pierde el carácter de vivienda habitual al ser arrendada y, con ello, el contribuyente pierde el derecho a aplicar la deducción por adquisición de vivienda habitual.

No obstante, la DGT recoge que el contribuyente podrá cambiar esa situación en el futuro. Será en el momento en que la vivienda vuelva a constituir su residencia con la intención de habitarla de manera efectiva y con carácter permanente durante, al menos, tres años contados desde esa fecha.

En el caso de no cumplirse el plazo mencionado de tres años de residencia continuada (por ejemplo, por volver a alquilar la vivienda), la vivienda no habría alcanzado la consideración de vivienda habitual. Esto llevaría aparejada la pérdida del derecho a las deducciones practicadas, debiendo reintegrarlas en el ejercicio en que se hubieran incumplido los requisitos más los intereses de demora.

 

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

¿Cuánto tiempo tengo que conservar la documentación?

Nuevas medidas en el ámbito tributario

Tributación en IRPF: arrendamiento y subarrendamiento