Hacienda busca obras irregulares en Madrid

El Ayuntamiento de Madrid, en coordinación con el Ministerio de Hacienda, está llevando a cabo un procedimiento de regularización catastral que le permitirá conocer los cambios, obras y reformas realizados en las viviendas de la capital que no hayan sido comunicados a las autoridades municipales.

Este proceso será voluntario en tanto en cuanto los vecinos podrán notificar actuaciones pasadas sin que se les imponga sanción alguna por no haberlo hecho antes; simplemente  tendrán que abonar una tasa de 60 euros. No obstante, también incluirá una inspección de todos los edificios de la ciudad (en realidad, se hará de forma más o menos aleatoria, puesto que hay 2.125.760 bienes inmuebles en la ciudad). Para ello, entre otros medios, el Ministerio de Hacienda cuenta con aviones que fotografían desde el aire y comparan con imágenes anteriores para detectar reformas irregulares. En el caso de hallar actuaciones ilegales (es decir, obras que no sólo no se han notificado sino que además no podían hacerse), sí serán sancionadas.

La Concejalía de Hacienda rastrea también aquellos inmuebles que aún no están regularizados y por tanto no abonan el Impuesto sobre Bienes Inmuebles. O los que se han construido en terrenos no urbanos. O las obras que contaban con licencia municipal pero fueron mucho más allá de lo permitido. Piscinas, trasteros, cerramientos de terrazas, garajes irregulares… Todo ello será examinado, regularizado y, si ha lugar, sancionado.

El Ministerio de Hacienda, que dirige en funciones Cristóbal Montoro (Partido Popular), inició en 2013 una regularización catastral extraordinaria en todo el país (excepto Euskadi y Navarra) para detectar obras y reformas en inmuebles; hasta 2016, preveía abrir expediente a más de tres millones de inmuebles. El objetivo es adecuar el catastro a la realidad: es decir, corregir por ejemplo si una vivienda tiene más metros cuadrados de los que figuran en el registro. Por supuesto, eso llevaría acarreado una subida para el propietario del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI). Además, cualquier actualización está tasada con 60 euros. Y, en el caso de ser la obra ilegal, el propietario será sancionado como corresponda.

El Ayuntamiento y Hacienda, mano a mano

En Madrid, el IBI es la principal fuente de ingresos del Ayuntamiento: supone 1.306 millones de los 4.493 millones (un 29%) que ingresará en 2016. El concejal de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, rebajó este año el IBI un 7% (25 euros para el recibo medio) a todas las viviendas, por imposición del Partido Socialista; pero la recaudación del impuesto ha aumentado un 4% merced a una subida a los inmuebles no residenciales de mayor valor catastral (afecta sólo a 6.814 recibos, el 0,31%). En cualquier caso, esta regularización catastral que se está llevando a cabo no afecta al impuesto ni a los valores catastrales de los inmuebles, que tanto Ahora Madrid como el PSOE se han comprometido a revisar a la baja a partir del año que viene (antes no era legalmente posible).

Hacienda comenzó este proceso de regularización en 2013 en municipios pequeños o de tamaño medio, y en la costa, dejando para más adelante las grandes ciudades. La capital fue incluida en el plan el pasado mes de septiembre, según informó entonces el Ayuntamiento. El gobierno municipal señaló que su acuerdo con la Dirección General del Catastro había permitido desde 2004 (con la llegada a la alcaldía de Alberto Ruiz-Gallardón, del PP) regularizar más de 137.000 inmuebles que no figuraban correctamente o habían sido omitidos (es decir, que no pagaban el IBI correspondiente).

Si esta información te ha resultado útil, te invitamos a que sigas navegando por otros enlaces con información sobre vivienda:

Propuestas en la comunidad de vecinos

El impuesto obligatorio en alquiler

El banco malo pone a la venta 1.300 pisos