Los gastos de la educación de su hija

Condenada a pagar la matrícula escolar de su hija tras llevarla a un colegio privado en contra del padre

Una mujer tomó la decisión de que su hija estudiase el Bachillerato en un centro privado. Su ex marido, en cambio, prefería que lo hiciese en uno público. Ahora, ella tendrá que correr con todos los gastos.

Cuando unos padres están divorciados, deben respetar el reparto de los gastos de los hijos en común. Y para ello, es importante que las decisiones que supongan un gasto las tomen entre ambos, evitando malentendidos.

El centro educativo al que acudía la hija

Una mujer de Murcia no hizo eso, y prefirió tomar una decisión referente a su hija por su cuenta. Así, ella prefirió que la adolescente estudiase el Bachillerato en el mismo centro educativo concertado en el que había comenzado sus estudios. Y lo prefería a pesar de que, llegados al último ciclo, pasaba a ser de titularidad privada.

El padre, por su parte, había propuesto una alternativa. Así, él prefería que su hija estudiase Bachillerato en un centro público. Esto, evidentemente, repercutiría en el precio de la matrícula.

La sentencia

Ahora, la Audiencia Provincial de Murcia ha desestimado el recurso presentado por la madre. Y es que reclamó contra la sentencia dictada por un Juzgado de Primera Instancia, que consideró que ella debía hacerse cargo de la totalidad de la matrícula de la hija. Rechazaron, pues, su demanda, al considerar que el gasto reclamado no tenía consideración de extraordinario.

El juez añadió que al tratarse un gasto ordinario no usual, el mismo debió haberse consensuado por ambos progenitores. Como no se hizo así, sería ella quien tendría que afrontar en exclusiva el abono de la matrícula de la hija.

Ante una de las alegaciones expuestas por la madre, la Sala de la Audiencia dice que el hecho de que al iniciar la hija sus estudios decidieran llevarla a un colegio privado concertado, titularidad de una orden religiosa, no significa que al llegar al Bachillerato debiera continuar en el mismo centro, en el que estas enseñanzas no están subvencionadas.

La sentencia concluye que “los gastos causados por estudiar el Bachillerato en un centro privado ha sido decisión exclusiva de la madre, por lo que solo ella deberá afrontar los gastos”.

Si esta información te ha resultado útil, te sugerimos que sigas navegando por los siguientes enlaces:

¿Puede mi ex vivir en la vivienda familiar con su nueva pareja?

¿A qué distancia deben vivir los padres para tener custodia compartida?

El alcance de la obligación de alimentos